Diotima o de la dificultad de enseñar filosofía

, ,

Los escritos de Aristóteles que nos han llegado reciben el nombre de acroamáticos, por ser apuntes de clases. Pero la akróasis no sugiere solo un texto de importancia secundaria, al no pertenecer la mano que lo escribe a quien lo dicta, sino, más bien, alude a un momento único, irremplazable en el aprendizaje: a la enseñanza oral, a la escucha atenta, al trato amigable de profesor y discípulo. Esta colección se dedica a la exploración de las vías para mejorar este proceso. Nunca ha sido fácil enseñar filosofía. El mayor filósofo de todos los tiempos, de acuerdo con una tradición muy venerable, Sócrates, experimentó en su propia persona la complejidad de adentrarse en el saber filosófico. Si hemos de creer a Platón, el inquieto Sócrates, conversador infatigable con unos y otros, y que se reclamaba ignorante de todo conocimiento salvo de su propia nesciencia, en realidad conocía muchas verdades filosóficas; pero no las había aprendido por sí mismo ni tampoco en un diálogo con sus semejantes en la inopia filosófica. Como muchos de nosotros, las aprendió de un profesor. En el Banquete, el propio Sócrates cuenta que lo que sabe del amor, ingrediente esencial de la actividad filosófica hasta el punto de constituir la mitad de su nombre, lo llegó a saber como dócil y no muy avispado alumno de boca de un verdadero maestro. Maestra, más bien, Diotima, la extraña mujer de Mantinea.

Colección
Akróasis
Idioma
  • Castellano
EAN
9788416020508
ISBN
978-84-16020-50-8
Páginas
368
Ancho
15 cm
Alto
23 cm
Fecha publicación
07-12-2016
Rústica con solapas
24,00 € Comprar en Amazon

Libros relacionados